Skip to main content

Semana de confraternidad o de más tortura virtual

Por julio 12, 2021Noticias
Compartir esto

EN ALGUNAS REGIONALES DEL SENA SEMANA DE CONFRATERNIDAD FORZADA Y SIN CONDICIONES PARA DISFRUTARLA

Gran expectativa genera cada año entre la comunidad educativa del SENA, la semana de Confraternidad como la cúspide de las actividades del Plan de Bienestar de los Trabajadores. Pero parece que la Alta Dirección de la Entidad no entiende este anhelo de encuentro de los trabajadores y pese a las múltiples y oportunas peticiones, no flexibilizaron a tiempo las fechas de realización ante las dificultades de algunas Regionales frente a la realidad de la pandemia por COVID-19 o tropiezos en los procesos contractuales.

Esta irracional decisión de la Alta Dirección de mantener hasta el último día hábil anterior al inicio de la semana de la Confraternidad, cerrada la puerta a flexibilizar el calendario justificando sus decisiones en el cumplimiento de metas y sin evidentes dolientes que defendieran el derecho de los trabajadores, genera en muchas regionales el desarrollo de pírricas acciones de bienestar que aportan aún más a la insatisfacción de los trabajadores, dado que la alta dirección de manera tozuda, desconoce las particularidades de cada región, dejando al descubierto cada día más que convivimos con una alta Dirección plana y sin ideas,  que desde un escritorio no escucha las voces de las regiones y legisla bajo las condiciones de un poder central sin comprender el clamor regional, que poco o nada le preocupan los trabajadores y aprendices y su único aparente anhelo es congraciarse con el Presidente de turno.

Algunas regionales están aprovechando la tozudez de la administración Nacional, para salir con una programación virtual  y sin el menor esfuerzo de exigencia al operador contratado,  dando por realizada la actividad con un mínimo de esfuerzo y baja ejecución presupuestal, poco atractiva para la comunidad educativa y tener que devolver recursos al final de año, por unas actividades sosas que no despiertan el interés de quienes debíamos participar.  Y lo que más indigna es el silencio cómplice de la Dirección General, que desconociendo su deber funcional, permite que se incumpla el acuerdo, que se violen las competencias de los comités de bienestar y que se dejen sin bienestar a los trabajadores, para luego aprovechar y justificar la centralización de recursos.

No entender las particularidades de las regiones de un lado y aprovechar para salirse fácilmente de la actividad, son las apuestas de los administradores de turno de la Entidad.

La finalidad de la Semana de Confraternidad se ha perdido, para convertirla en una meta más de la ejecución del plan de bienestar, sin velar por la calidad de las actividades y sin cumplirse el verdadero objetivo de ella. Según las administraciones,  se debe llevar a  cabo de cualquier forma, aunque sea virtual.

Exigimos de la administración central, revisar las acondiciones en las que se llevará a cabo la semana de confraternidad y en los casos en que se evidencia el incumplimiento del acuerdo colectivo, se hagan los ajustes necesarios para garantizar efectivo bienestar a los trabajadores; igualmente conminamos a la Dirección General a velar porque en las regionales en las que se aplazó la ejecución de la semana de la confraternidad, se realicen actividades que atiendan el clamor de los trabajadores y materialice el espíritu de este tipo de actividades.

A los trabajadores, los invitamos a rechazar el desarrollo de las actividades netamente virtuales, que no garantizan los espacios de real disfrute de la comunidad acogiendo los protocolos de bioseguridad, acordes a las condiciones de salud pública de la ciudad.

No puede ser que la falta de imaginación, la falta de exigencia de la entidad a los operadores y los retrasos en las contrataciones, lleven a una semana de tortura virtual, en lugar de generar los espacios de descanso, de reanimación y finalmente de reactivación económica que anhela todo un país.

Recordemos que esos ahorros que se tendrán por una programación virtual y de bajo costo, serán centralizados a final de año y mostrados como una eficiencia de la administración en la ejecución presupuestal, en detrimento de la calidad de nuestras actividades de bienestar y se llevarán a compras apresuradas donde se pierden gran cantidad de los recursos.

A los trabajadores SINDESENA los invitamos a no participar en programaciones netamente virtuales que desnaturalizan las luchas de nuestros antecesores sindicales.

POR LA GARANTÍA DE UNA CONFRATERNIDAD DIGNA

SINDESENA EN PIE DE LUCHA

SINDESENA JUNTA NACIONAL

Bogotá, 12 de julio de 2021

Dejar una Respuesta